Ir directamente al contenido

Natusure
Artículo anterior
Ahora leyendo:
La importancia de dormir bien
Artículo siguiente

La importancia de dormir bien

Cada persona es diferente y por ello tenemos distintas necesidades de sueño. La cantidad de horas que necesitamos dormir dependerá de varios factores como pueden ser la edad o la actividad física realizada durante el día. A medida que envejecemos, el sueño es más ligero y existe una mayor probabilidad a padecer trastornos asociados al descanso nocturno. En todo caso, y a cualquier edad, un sueño reparador es imprescindible para una buena salud.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología, entre el 20% y el 48% de la población adulta de nuestro país sufre dificultad para conciliar y mantener el sueño. ¿Las causas? Son muchas y muy diversas. Entre las principales encontramos alteraciones emocionales propias del día a día, enfermedades psiquiátricas (ansiedad o depresión) y trastornos físicos que produzcan dolor, picores o incomodidad.

Existen algunos consejos que puedes seguir para mejorar tu calidad de sueño como por ejemplo cuidar la temperatura de la estancia donde dormimos, el ruido o la luz que puedan provenir de la calle. Otros hábitos como mantener horarios regulares o evitar el uso de dispositivos electrónicos antes de dormir, nos ayudará a conciliar el sueño más rápidamente.

10 NATUCONSEJOS

    1. Establece un horario de sueño lo más regular posible. Acostarse y levantarse cada día a la misma hora regula los ritmos de sueño que marca tu organismo.
    2. Los factores externos importan. Mantener el dormitorio oscuro, bien ventilado, sin ruidos y con una temperatura confortable te ayudará a dormir mejor.
    3. La cama debe estar en buenas condiciones. La calidad del colchón debe ser buena. La almohada ha de tener la densidad y altura adecuadas.
    4. Regula los horarios de las comidas. También se desaconseja comer o beber grandes cantidades durante las tres horas previas a acostarte, ya que las digestiones pesadas interfieren con el sueño.
    5. Evita siestas muy largas durante el día. Normalmente con 15-30 minutos de duración y un intervalo mínimo de 7 horas desde la finalización de la siesta hasta el momento de irte a dormir sería lo recomendable.
    6. Muévete durante el día. Realizar 40 minutos de ejercicio todos los días es bueno para tu salud. Aun así, hazlo de 4 a 6 horas antes de acostarte.
    7. Acuéstate en cuanto tengas sueño. No alargues las noches viendo la televisión.
    8. Establece tu ritual relajante para dormir. Leer, escuchar música, practicar ejercicios de relajación, un baño o ducha, etc.
    9. Estilo de vida saludable. Te recomendamos eliminar el consumo de tabaco, bebidas alcohólicas o sustancias estimulantes para que alterar la calidad del sueño.
    10. Considera introducir en tu rutina la posibilidad de utilizar soluciones nutricionales naturales. Algunos complementos alimenticios, como NATUSURE® NatuSleep pueden ayudarte a reducir el tiempo necesario para conciliar el sueño, mejorar tu calidad de sueño y regular el ciclo del sueño.

Carrito

Cerrar

Su carrito está vacío.

Empieza a comprar

Seleccione opciones

Cerrar